juninya.com
Junín, miercoles 31 de Diciembre de 1969

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
   Columnas de opinión                    
 
(24/03/17)

Compartir en Facebook La lucha por el salario municipal se perdió en diciembre

Por Lic. Santiago J. Aguiar
 
Concejal Bloque Junín Para la Victoria
saguiar@juninvalores.com.ar
 

Finalmente, después de algunas idas y vueltas, el Ejecutivo de Junín y los representantes del sindicato más numeroso de empleados municipales llegaron a un acuerdo salarial. Con una gacetilla cuasi oficial repartida por los medios en la que no faltó la habitual foto cargada de sonrisas, el intendente Pablo Petrecca ostentó “uno de los mejores acuerdos de la provincia de Buenos Aires”.

Aunque sin detalles concretos aún de los números finos, las incongruencias aparecen si consideramos que del otro lado los representantes sindicales afirmaban que este acuerdo no llega al mínimo vital y móvil para las categorías más bajas, esto es unos 500 trabajadores municipales (cerca del 40% de la planta de personal si quitamos los cargos políticos y otros que podrías ser considerados “no sindicalizables”). Entonces, por qué ese acuerdo? La respuesta nos remite ni más ni menos que al mes de diciembre pasado cuando el oficialismo, acompañado por los bloques FPV y Concertación Plural, encontraba los votos necesarios para aprobar las ordenanzas Fiscal e Impositiva y el Presupuesto de gastos y recursos 2017.

En ese momento se dejaba deliberadamente abierta la negociación de la pauta salarial hasta el mes de marzo sin ningún tipo de compromiso explícito del Ejecutivo. Es decir, quienes acompañaron el proyecto oficial aprobaron un aumento superior al 30% de las tasas municipales sin condicionar en lo más mínimo el traslado de tal presión tributaria a la mejora y recomposición del salario de los municipales. Más aún, haciendo la vista gorda al juego de la doble vara que todos veíamos venir. De esa forma, le permitieron al Ejecutivo recuperar el terreno perdido por el 40% de inflación de 2016, mientras que por el otro lado autorizaban a usar como dato de negociación en la mesa salarial el gracioso 17% de inflación proyectada.

Sorteado el primer obstáculo importante para el Ejecutivo, solo restaba esperar. Por un lado, el desgaste del primer bimestre sin aumento de sueldo con las presiones internas que genera la inflación sostenida y por el otro, una oferta inicial inaceptable. En ese punto y dicho por los propios representantes sindicales, fue el mejor acuerdo al que se pudo llegar. En definitiva, un algoritmo tan difícil de entender que al único que deja conforme es al intendente, dicho sea de paso, un alumno ejemplar de la gobernadora Vidal.

Eso sí, siempre queda la cláusula gatillo, esperemos que la promesa no sea pólvora mojada.

 
Autor: Lic. Santiago J. Aguiar
 

Publique un comentario

<< Volver
 
 
HOME  NOTICIAS  NOTICIAS BREVES  OPINION  DE TODO UN POCO  LO QUE HAY PARA HACER  FORO  NECROLOGICAS  ENCUESTAS  CLIMA  CONTACTO  STAFF
JuninYa.com
Diseño web en Junín por www.brandal.com.ar