juninya.com
Junín, miercoles 31 de Diciembre de 1969

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
     (18/07/13, 20:58)
Temporada de Mamertos -Captulo II- *Filoso humor de "Pucho" Revelo
-       Me quedé priocupau…Don Inocencio.
-Porqué……Gaucho.
-Por el mujeraje…¡¡¡¡ cuando salen a cazar Mamertos ¡¡¡¡…
-¿Tan peligrosas son ?
-Es al ñudo taloniar…..si el caballo está boliao.  Manean más las enaguas que cualquiera boliadora.                                                           Mire que gallina que escarba….Gusano saca Ahijuna.
-Si lo dice…por mi…quedese tranqui  Matrero. Este tipo de mujeres, no son leña pa’ mi fogón.
-No me fío del padrillo, que ve yegua y no relincha….Don Inocencio.  Mire que pa’ boca hambrienta, no hay carne hedionda.
-       Le entendí….Canejoooo. Más claro que huevo de tero.  Le repito Matrero: No basta perderse una vez, para creerse baquiano. Déme más datos de este mujeraje. A burro viejo, pastito tierno….Carajooooo.
-       Bueno le cuento….Además de la gorda, mandan a una flaca y a un trava.
      ¿ Comoooo ?   ¿ Un queeee ?
-       Un TRAVA….Don Inocencio…Un TRAVA. Un Trolooooo- Un maricón.
-       Epa- Epa- Epa--- Si la vista no me engaña ¿el sapo tiene pestaña?   -Pa’ semejante bombón…Más vale chuparse el dedo.                        Lo que yo digo, lo digoooo, Pero la breva, no es higo.-              ¿Me entiende Matrero?
 -       Que sabe un chancho de masas…Si nunca fue confitero….
-       Tengaaaa manoooo Tallador.  Si me ve, con esta facha, no crea que soy viscachaaaa.
-       Don Inocencio.Vea…Compadre.          Cuando empieza la Temporada de Mamertos, vale todo. Te mienten, te remienten, te engatusan, te falsifican, te fingen, te prometen hasta lo imposible, algunos políticos por un voto. A Ud. ya le pasó…mi viejo.
-       Tiene razón…Matrero.  Y eso que no le conté la promesa del 2009.
-       Ahhhhhhh…en el 2009.  ¿ También ?
-       Y….Siiii…Vino al rancho un petiso…con cara de motoneta usada, medio empedo…y me prometió el cordón cuneta.
-       Cordón Cunetaaaa….Acá en el campo..     A treinta kilómetros del pueblo…
-       Me prometió que si lo votaba al Intendente…me hacía el cordón cuneta..
-       Y…Ud.  ¿ Le creyó ?    Pero…¡¡¡ Don Inocencio¡¡¡                         ¿Cómo era el tipo?  ¿Se acuerda?
 -       Vayaaa si me acuerdo.  Era medio petiso, secretario de no se qué…Pesaoooo como barrilete  e mármol…Le ofrecí una ginebra y se le iluminaron los ojitos….Vea…me bajó la botella. Chupaba como ladrillo de tercera. Medio ordinario, como canapé de polenta. Me prometió el cordón cuneta, pal camino a las casas y me dijo: Tengo problemas de presupuesto, si no me alcanza para los dos…uno seguro.
 -       Y…¿ Qué pasó ?
 -       Nada Matrero, nada.    Ud. ¿Lo ve al cordón ?
 -       No lo veo….Y…Ud. ¿ Le dio el voto ?
 -       Y   Claro…pero no cumplió con su promesa.
 -       Don Inocencio…Y así…porqué si…
 -       Le confieso Matrero….pero no se lo diga a nadie….En esa ocasión….Yo también me pasé con la ginebra y me quedé medio dormido. Cuando me disperté…el petiso ya no estaba…Pero…..Quedé regalao como culo e mortadela….Y hablando de culo…Por una semana no me pude sentar…tenía las verijas muy sensibles ¡¡Habrá sido el cordón cuneta ¡¡¡¡
Imprimir  Volver arriba
     (15/07/13, 20:47)
Temporada de Mamertos -Captulo I- *Filoso humor de "Pucho" Revelo
- Ave María Purisima
- Sin pecado concebida….Adelante Aparcero.
-Permisoooo…Don Inocencio.
-Como le vaaa Gauchoooo.
-Como la manga e chaleco….
-No me digaaaaa..
- ¿No le digo?
- No, Noooo, digame….Soy curioooosooo.
-Nadie me da pelotaaaa, como galleta entre los pasteles…
- Yo le doy pelotaaaa gaucho ¿Qué me cuenta?
-Andaba cerca y me dije…..Voy a verlo a don Inocencio y le cuento las novedades del pueblo.
-Y      ¿Qué dice el pueblo?
-Parte del pueblo está desconcertao… como girasol en eclipse.
-No me diga…….
-¿No le digo?
-Siiii….Digame…..es una manera de decir..
-Me pone loco Don Inocencio…. Le digo o no le digo…Le digo o no le digooooo.
-Ya le dije….es una muletilla que tengo, siga, sigaaa..
-Bueno…Le decía que parte del pueblo está en bolas y sin documentos para estas elecciones. Las PASO (Primarias-Abiertas-Simultáneas y Obligatorias). Hay un despelote padre…..
-No me digaaaa, perdón digame….
-El intendente embarró la cancha. .. Otra vez se cambió de partido….Aura es Massissssta….Del Frente Renovador…..
-Ligero el hombre…Como avestruz con piñón fijo….
-Vea  Don Inocencio….Arrastrao como ombligo de lagarto…
-Y….arrastrando, arrastrando….el caracol se va encaramando.
-Don Inocencio  …. ¿ le gusta el Intendente ?
-       Nooo me lo nombre….
-       ¿Qué pasó?
-       En el 2011 se vino hasta el rancho y me preguntó: Que necesitaba. Yo le dije que tenía un sueño: ponerle cielorraso al horno y ahí mismito se comprometió a que me lo instalaba el secretario de obras públicas de la Muni……..
-       ¿Ud está hablando del horno de barro?
-       Y claro…..es el único horno que tengo.
-       Por lo que veo…ese horno debajo de la higuera….no tiene cielorraso.
-       Y claro…..Nunca más vinieron los caraduras….Yo lo voté al Intendente y él…desapareció de los lugares que solía frecuentar. Un bocón, como calzón de vieja.
-       Me llegué hasta el rancho para avisarle que comienza la “Temporada de Mamertos” y que esté prevenido….
-       Temporada de queeee ?
-       De Mamertos…Don Inocencio… De Mamertos..
-       Y eso…¿Con qué se come?
-       No se comen…Se cazan y se pescan…
-       Pero…algo no funca…Se cazan…Se pescan…y no se comen….¿Para qué sirven?
-       Sirven para ir a votar. Los Mamertos son a los que le prometen cosas, algunos políticos, para sacarles el voto y luego no le cumplen…  ¿Se entiende ?
-Ahijuna…Canejoooo. Quiere decir que en 2011 me tomaron de Mamerto….. Me prometieron el cielorraso para el horno…. Y  me dejaron en la estacada…. Jue Puta…Carajoooo.
-No se sulfure …Don Inocencio. Ud no fue el único….Quiere que le digaaaa….Los Mamertos son legión por estos lares….
-Si llegan a venir….los voy a recibir con la Lupara de mi abuelo…Los voy a recagar a tiros…manga de mentirosos…
-Noooo….No hace falta la violencia. Manejelo con astucia…Digale a todos que siiii….y no le dé pelota a naides…Haga lo que crea Ud.  más conveniente. Pero…..tenga cuidado, le van a querer mandar el mujeraje…para convencerlo.
-Muchas gracias por el dato…Aparcero… ¿Qué es esoooo del mujeraje?
-     - Le aviso: entre el mujeraje que sale a cazar y pescar Mamertos…Hay una gorda enorme….
-     - No me diga….
-    -¿No le digo?
-    -Perdón….digamé….
-       Para individualizarla…..la gorda tiene un culo…como dos yeguas dando el anca…Más culona que araña de sótano…Encima fea y gerionda…   Un asco...Vea….
-       -¿Tan gorda….la mina?
-    -Vea….Le dicen Bar Apache…no le entra ningún vaquero. También la apodan: Alpargata rosada…no hay gaucho que se la ponga. Además…Fea como apretón de huevo….
-    -Puajjjj…Un asco la chiii-chí…..
-    -Tenga cuidado….Don Inocencio…Si se le filtra en el rancho…..A otra cosa mariposa. Adentro de la casa, le mete un gualicho y Ud…. se transforma en Mamerto total.
-    - ¿Anda con los gualichos…la guachaaa ?
-    - Y…Siiii … Le pagan para eso..Don Inocencio…
-    - Cuenteme Matrero……¿Cómo hace el gualicho?
-    -Primero se mete en el rancho, luego busca un lugar recóndito y se echa un Meo.
-    -Un lugar….¿Queeee?
-    -Recóndito Don Inocencio..Recóndito.      Un lugar oculto, escondido, reservado. Como por ejemplo: debajo del catre o adentro de la despensa o arriba de la fiambrera o en un rincón de la letrina.
-    -Ahhhhh, entiendo  ¿y lo mea…al recóndito?
-Por supuesto. Estudia el lugar, comienza a dar vueltas como pedo en palangana y donde elige: PSSSSSSSTTTT….Deja el gualicho…
-Ahhhhh….Nooooo…Conmigo Nooooo….Si se mete en mi.   ¿como se decía? Recóndito…Yo la vua ser recagarrrr, a la gorda.
 -Craso error…Don Inocencio….Acuerdese del culo…….Es como un dragón con diarrea, sino te caga…te quema.                     Va a quedar todo el rancho enchastrado. Ni con toda el agua del Carpincho va a poder limpiar el enchastre.
-Claro…Claro…Tiene razón Matrero…. Pero que problema…Aparcero…¿Hay alguna solución?
-Y…Siiii…Don Inocencio….Se tiene que vacunar contra la politiquería, la transfugalidad y el asistencialismo. Contra el sí fácil y la ingenuidad, contra la credulidad y el boludaje experimentado.
- Gaucho Matrero…   Y con eso….¿Zafo? …
-No hay una seguridad total…  Don Inocencio…pero si le prende la vacuna. Deja de ser un Mamerto.
Imprimir  Volver arriba
     (15/07/13, 20:42)
Temporada de "mamertos" 2013 *Filoso humor de "Pucho" Revelo
La palabra mamerto no está registrada por la Real Academia Española. No obstante, la palabra existe…
 
Mamerto puede ser un nombre, el caso del fraile Mamerto de la Ascensión Esquiú (representante de Catamarca y políticamente relevante por  su encendida defensa de la Constitución Nacional de 1853). 
 
La iglesia tiene un San Mamerto de Viena, venerado como santo y fundador de las procesiones.
 
Es uno de los “tres santos de hielo”, junto a “San Servacio” y” San Pancracio”,  que según los campesinos europeos, en el día del santo, pueden suceder  las últimas heladas que arruinen los cultivos.   (San Mamerto es el 11 de mayo).
 
Tiene diferentes acepciones:
 
Dícese de aquella persona que sin argumentos fuertes o justificados, pretende convencer  a sus interlocutores de una ideología que carece de fundamentos.
 
Persona generalmente pesimista que está en contra de cualquier cambio por provechoso y beneficioso que este resulte.
 
Cualidad intrínseca de muchos políticos, que no habiendo realizado un gobierno productivo cuando tuvieron la oportunidad, se quejan de los gobiernos actuales.
 
Por favor, no confundir con Mamertinos que fueron aventureros del sur de Italia, en Sicilia, en la época de las Guerras Púnicas.
 
Hay sinónimos que lo identifican:
 
Charlatán- Pajero- Tonto- Chacra- Lechuguino- Imbécil- Bobo- Torpe- Marmota-
 
Pero….lo que mejor le cae es la palabra  “PELOTUDO”. (Aceptada por la Real Academia de la Yeca, desde la explicación filosófica y genial de Roberto Fontanarrosa, en una Feria del Libro que se realizó en BsAs).
 
El 12 de Julio se inicia la “Temporada de Mamertos”,  en simultánea con la apertura de las propuestas  políticas, para las PASO del mes de agosto y finales en octubre.
 
Como Ud. bien sabe…Una temporada es un espacio de tiempo, durante el cual se realiza habitualmente alguna cosa.  
 
Reitero….en la fecha anticipada comienza:
 
 “LA TEMPORADA DE MAMERTOS 2013”
 
Para dejar bien claro el concepto, comienza la “Caza y Pesca de Mamertos”, que no son otros, que una muy buena cantidad de ciudadanos, a los que les gusta comprar buzones políticos.
 
A los “Mamertos” les mienten, les ilusionan, les fantasean, los sodomizan, a cambio de un voto para lograr el objetivo personal de salvarse con algún puesto político.Después de logrado el próposito,          Si te he visto, no me acuerdo.
 
El anzuelo que usan a pasto…..es el de mejorar la calidad de vida, Lo que no te clarifican, es que es la “Calidad de Vida de Ellos”.
 
No obstante, también hay Mamertos políticos que salen de temporada, a la caza de los de arriba descriptos.
 
“Línea Directa” se va a especializar en señalar a estos últimos, con humor y un poquito de saña, para dificultarles de alguna manera, esta facilonga caza y pesca de temporada.
Imprimir  Volver arriba
     (13/07/13, 20:27)
Curiosidades del idioma espaol
Entre los matices que distinguen a la lengua española figuran en un sitio relevante las curiosidades. Pongo de muestra un caso de acentuación.
Aquí se trata de una oración en la cual todas sus palabras - nueve en total - llevan tilde. Ahí les va: 
 
«Tomás pidió públicamente perdón, disculpándose después muchísimo más íntimamente». (A lo mejor es una construcción forzada, pero no deja de ser interesante).
 
Observen este grupo: 
ºLa palabra oía tiene tres sílabas en tres letras. 
ºEn aristocráticos, cada letra aparece dos veces. 
ºEl término arte es masculino en singular y femenino en plural. 
ºEn la palabra barrabrava, una letra aparece una sola vez, otra aparece dos veces, otra tres veces y la cuarta cuatro veces. 
ºEl vocablo cinco tiene a su vez cinco letras, coincidencia que no se registra en ningún otro número. 
ºEl término corrección tiene dos letras dobles...
 
Y este otro grupo: 
ºLas palabras ecuatorianos y aeronáuticos poseen las mismas letras, pero en diferente orden. 
ºCon 23 letras, se ha establecido que la palabra electroencefalografista es la más extensa de todas las aprobadas por la Real Academia Española de la Lengua.
ºEl término estuve contiene cuatro letras consecutivas por orden alfabético: stuv. 
ºCon nueve letras, menstrual es el vocablo más largo con solo dos sílabas. 
ºMil es el único número que no tiene ni o ni e. 
ºLa palabra pedigüeñería tiene los cuatro firuletes que un término puede tener en nuestro idioma: la virgulilla de la ñ, la diéresis sobre la ü, la tilde del acento y el punto sobre la i.
ºEl vocablo reconocer se lee lo mismo de izquierda a derecha que viceversa. 
ºLa palabra euforia tiene las cinco vocales y sólo dos consonantes...
 
Y la última:
ºLa Palabra Argentino, alterando el orden de sus letras, sólo puede ser transformada en ignorAnte (por suerte, el calificativo no es aplicable a la totalidad de los nativos, aunque algunos sostienen que si al 54% restante, que vota. Por supuesto  hay otros que sostienen que los ignorantes son el 46% . Parece que en unos pocos meses, unos y otros están dispuestos a decidir quién tiene razón
Imprimir  Volver arriba
     (30/06/13, 18:31)
Necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco *Por ngeles Caso
Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades aenfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida. 
  
Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan. 
  
Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser. 
  
Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila. 
 
También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada o todo.
Publicado en La Vanguardia
Imprimir  Volver arriba
     (14/06/13, 21:14)
Sbado *Por Guillermo Iglesias

A las ocho cero cuatro, hora local, descubro que soy dueño de una voluntad inquebrantable. Pero no la encuentro. Debería abandonar la cama. Tengo alguna zona de mi humanidad expuesta a los avatares de un invierno hostil. Mi sensible nariz, me informa que la cosa viene peluda; que no sería sano desplazarme en moto por el bulevar, con la bragueta abierta. Ni siquiera a la velocidad reglamentaria. Además no sería elegante. Enumero, en un tranquilo ataque de clasicismo, las cosas que mi nariz me recomienda no hacer. No deberé estrellar el dedo pequeño del pie contra la pata de la cama. No deberé encaramarme a un molino a comer naranjas. Estoy casi convencido de que no vale la pena levantarme. Hay algún disenso por el lado de mi vejiga que no tarda en asociarse con un paramnésico aroma a café. Entre ambos organizan una rebelión. Mi nariz intenta sofocar a los rebeldes, pero es inevitable vaticinarle un final tipo dictador latinoamericano, ya envejecido, artrítico y al borde del exilio forzoso. Volveré, grita a último momento. Sin embargo ya giró su obscena fortuna a la republiqueta amiga. En el baño, levanto la tapa y abro la ducha. La vida comienza en el agua. Cada individuo reitera las etapas filogenéticas de su especie. Cuando salgo del baño ya soy un australopiteco, en pantuflas. En la cocina, los utensilios del café me convierten en homo hábilis. Si, en ese orden, por aquello de que la función hace al órgano. El asunto marcha. Aunque no se sabe bien para dónde. Es sábado, los sonidos llagan a la caverna más espaciados que durante el resto de la semana. Debo terminar el artículo sobre “El naturalismo en la última novela de Battista”, y para terminarlo me convendría comenzarlo cuanto antes. O, por lo menos, antes de que el tipo ponga otro huevo, si me permiten la metáfora. “La literatura agoniza en malas manos. Vicente Battista ha pergeñado otro bodrio insufrible, parodiando vergonzosamente a Dashiell Hammett y con alguna obvia piratería a la obra de Raymond Chendler…” No, mejor no. Mejor mentir. Mejor inventar alguna oscuridad conceptual y luego iluminarla para ilustrar a los ávidos lectores del insigne escriba. Y cobrar. Con lo sano que sería trabajar en una mina de carbón. “El autor de Siroco vuelve a convocar como protagonista a Benavides, el escéptico periodista de “Cuaderno del ausente”, involucrado aquí en una trama policial durante el menemato”. Listo. Mañana sigo. Ahora, decime una cosa ¿este tipo lo hace a propósito? ¡Es un cómico!: Benavides investiga la muerte de un fulano que cae en picada desde un cuarto piso, Benavides es redactor de la revista “Impacto”… me está jodiendo, escribe para Les Luthiers. Tiene que haber una bacante en alguna mina de carbón. Buenos días, vengo por la bacante. ¿Tiene experiencia? Bueno… muchas veces he escavado buscando algo valioso.. Además tengo una pala. Era de mi abuelo Marcelino, ya fallecido. Lo lamento, Dios lo tenga en la gloria. Sí, sí, que lo tenga.

Sigue siendo sábado. Hora local, nueve cero siete. Cualquiera puede creer que después de más de una hora de intensa y productiva actividad mental, he logrado un record de tiempo sin pensar en ella. Se equivoca. No voy a extenuarme tratando de explicarlo. Ella no es alguien en quien pienso, es anterior. GUILLERMO.I

Imprimir  Volver arriba
     (14/06/13, 21:05)
El pasillo verde (un cuento primario) *Por Anailen Nassif

La mujer sonreía con una boca liviana y pálida y desde su interior resplandecían dientes muy parejos. Sus ojos me parecieron profundos y compasivos, volviéndose hacia mí con una verdadera ternura que no cesaba ante mi curiosidad y mi vergüenza. Era alta y delgada, de cabello raudamente corto y moreno, con una prolijidad que terminaba en un cuello joven pero maduro.

Me tomó por la espalda y delicadamente me giró en posición de inicio. Frente a mí, un pasillo ancho, largo, robusto, con solemnes ventanas amplias y sin cortinas, de techos altos y márgenes verdes se abría como si fuese la eternidad. Sentí que una mano se apoyaba en mi hombro y me lanzaba suave pero firme hacia adelante. Empezamos a caminar. Los pasos retumbaban entre las baldosas oscuras y supe que mis zapatos tenían algún defecto porque ahora rechinaban y parecían enclenques. A medida que avanzábamos las ventanas se iban hacia mi pasado como en un túnel que avanzaba lentamente.
El tiempo se hizo espeso. Y yo ahí, un lunes de mitad de año en una escuela nueva, con una túnica impecable pero con olor a viejo, con un maletín de cuero gigante que estaba vacío pero lleno de recuerdos. Sentí las manos hinchadas y las rodillas tiesas. Un extraño calor afiebrado me subía por el cuello entre las puntillas y los botones y las medias tres cuarto se convirtieron en botas de plomo.

De pronto llegamos a una puerta. La mujer me detuvo nuevamente tomándome de la espalda. Vi un brazo blanco que tomaba un picaporte demasiado alto para un niño y la puerta se abrió con vigor. 

Lo que vino después es una imagen postal. Una instantánea vista desde el marco de una puerta. Fue un instante donde la realidad se confundió con mi pasado y no supe si era yo, ellos o esto. 

Frente a mis ojos se estaqueó una maestra de cabellos rancios y amarillos que dejó su mano pegada a un pizarrón negro y cascoteado mientras me miraba como si yo vinera desde infierno. A la izquierda un niño congeló lo que iba a ser un salto sobre el pupitre y se convirtió en puro ojos. Los demás, pequeños, asombradamente curiosos, me llenaron de miradas. 
Escuché que la mujer, ahora al lado mío, decía palabras que no podía comprender. Un sudor gigantesco y helado, violento y desubicado, me corrió desde la nuca hasta los pies. Fue la primera vez en 10 años de vida que sentí que me iba a desmayar. Las rodillas, antes duras, se volvieron fláccidas y torpes y cuando mi nueva maestra me invitó a entrar a clase, me derrumbé estoica en el primer banco que estaba a la entrada. 

Tal vez nadie lo notó, ni siquiera la buena mujer que me acompañó desde la entrada hasta mi destino educativo final, pero nunca tuve tantas ganas de huir como en ese momento de aquél día.

Tal vez nadie lo notó, pero en el pasillo yo vi otro niño que nos cruzó, con la misma cara de terror que yo, pero a ese niño no lo encontré nunca en ningún recreo.

Imprimir  Volver arriba
     (14/05/13, 20:34)
Hambre *Por Guillermo Iglesias

Hoy seré el cocinero, pero no mires. Te quiero así, de espaldas, hojeando distraída el muestrario de tapicería o la cartelera de cines. De espaldas, iluminando la luz que tamiza la ventana. No mires, igual lo sabrás todo. Se lo iré contando a tus sentidos, oirás el golpeteo de la hoja contra la tabla de roble, el crepitar de algo que se dora en el olivo. Me delatarán los efluvios de la albahaca, el borboteo de un líquido escanciándose, las fragancias liberadas del mortero. Te daré sed con el leve tintineo de la copa y dejaré que ese múltiple registro, ese catálogo aromático y disperso, se hermane coronado por una lágrima de orégano. Me habré de demorar para que el hambre y el vino postergado te exasperen. Oirás crujir el pan que parto con mis manos junto a los fuegos encendidos. Habrá una pizca de crueldad o de pimienta, una gota de bálsamo tardío. Un silencioso grito en las entrañas que tensará la seda de tu espalda cuando mi hambre feroz te coma el hambre y devore caníbal tus caderas. Y quieras escapar pero no puedas. Y puedas escapar pero no quieras.

Imprimir  Volver arriba
     (08/05/13, 21:11)
Rutina *Por Graciela Mara Iglesias

A mi no me importa quién inmortalizó ese momento. Tampoco me interesa saber quién se empeña en mostrarlo una y otra vez. Desde siempre tuve la escena en mi cabeza. Una foto interna, sólo mía. Virtual? Imaginaria? No. Muy cierta, tangible. Siempre la ví y hasta la escuché. Era muy chica cuando mis padres me contaron que su sueño era regresar. Volver tras sus pasos y reencontrarse con sus raíces. Con esa puerta que cerraron para siempre. Con aquél empolvado pueblo que los empujó con sus soledades a atravesar el mar.. Dijeron que en un mes regresarían. Mis abuelos son hasta hoy mi única familia. Pero no me resigno y espero. Mis ojos van más allá del oleaje y la espuma. Más allá de las nubes... y mis deseos vuelan más alto que las gaviotas. Graciela 2013.

Imprimir  Volver arriba
     (08/05/13, 21:10)
El rbol *Por Graciela Mara Iglesias

Siempre me sorprendieron los árboles. Tan resueltos y acabados. Tan ellos. Me asombran. Especialmente los solitarios, porque se adueñan del espacio y dan rienda suelta a sus copas que más que estirarse se ensanchan. Se convierten en ejemplares de su especie. Son cobijo de pájaros y caminantes. Una referencia. Una sombra convocante que murmura. Motivos para el cuadro. Placer para el otoño. Joyas en el atuendo del paisaje. Propician un ámbito para el descanso y la reflexión. Esa mujer no sería la misma sin el árbol. Ni siquiera estaría allí.

Imprimir  Volver arriba
  1     2     3     4     5     6     7     8     9     10     11   . . .  Ultimo 
HOME  NOTICIAS  NOTICIAS BREVES  OPINION  DE TODO UN POCO  LO QUE HAY PARA HACER  FORO  NECROLOGICAS  ENCUESTAS  CLIMA  CONTACTO  STAFF
JuninYa.com